Close

redessocialeswebgrandeUno de los formatos digitales más singulares de los últimos años, la web de contenido viral BuzzFeed, está experimentando una evolución hacia el mundo de la información periodística digna de ser atendida.

Mientras que la mayoría de los espacios digitales de contenidos informativos o de entretenimiento se alejan de la vertiente periodística, esta página de noticias estadounidense, que nació hace ocho años como un original tablón de listas de noticias tan populares como inverosímiles, ha tomado una valiente decisión en la dirección de convertirse en la deseada fórmula del éxito para los medios de comunicación en internet.

Concretamente, desde hace unos meses BuzzFeed ha empezado a incorporar a periodistas a su equipo de redacción, entre los que incluso se encuentran algunas figuras relevantes del periodismo internacional. El prototipo del profesional del periodismo, cada día menos apreciado y valorado por los medios tradicionales de comunicación, empieza a ser  una pieza cotizada para uno de los proyectos de comunicación con más éxito de la red.

Se dice de BuzzFeed que cada mes recibe más de 80 millones de visitantes únicos y que su popularidad amenaza la de Facebook, hasta el punto de que algunos analistas ya la valoran por encima de los quinientos millones de euros.

Otro de los guiños de BuzzFeed hacia el mundo del periodismo ha sido su reciente acuerdo con la cadena de noticias CNN, con la que ha puesto en marcha un canal de actualidad en Youtube, financiado por la propia BuzzFeed, y en el que los contenidos informativos son cedidos por CNN. A BuzzFeed le interesa llegar no solo al público joven que se nutre de sus infantiles listas de ocurrencias, sino a un público adulto que exige la información y análisis que solo pueden elaborar periodistas profesionales.

No cabe pensar, sin embargo, que BuzzFeed está realizando con estas actuaciones una apuesta por el periodismo serio del que apenas quedan unas muestras testimoniales en internet. No es así. Solamente es que sus responsables empiezan a percatarse de que el producto que los periodistas son capaces de elaborar también da dinero.

Y la muestra es que, con tal de incrementar sus ingresos, no les importa mezclarlo con contenidos publicitarios, quedando en el último lugar de la lista de los medios más influyentes de EEUU, y echando por tierra sin pudor ninguno uno de los principios sagrados del periodismo que aprendimos al poco tiempo de llegar a la facultad: que información y propaganda son dos cosas bien diferentes, y nunca deben mezclarse.

Pues no, a los de BuzzFeed les trae sin cuidado. Lo  importante, y quizás no les falte razón, es la cuenta de resultados.  Y si para eso, sus periodistas deben apellidarse brand-journalists, no pasa nada. Y si además, son unos magos de la viralidad, mejor. O sea, que lo que se lleva es un mix de noticias, entretenimiento, marcas y audiencias. Ahí está el futuro de los medios digitales. Y de los periodistas. Lo de menos es el periodismo.

(Cfr. Muros de pago y oportunidades digitales. Félix Bahón)

Go top